A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Undefined index: HTTP_REFERER

Filename: controllers/iiedicion.php

Line Number: 132

Bocadito de sardinas en mermelada de tomate espolvoreadas con su jugo - Talentos en Conserva by Frinsa

31 Votos

Bocadito de sardinas en mermelada de tomate espolvoreadas con su jugo

María Victoria Martín Pérez  | Escuela de hostelería (Toledo)

INGREDIENTES

1 lata de sardinas en conserva Frinsa.
Panecillos redondos de aceituna
200 gramos de mermelada de tomate.

Ingredientes para la mermelada de tomate:
Medio kilo de tomates pelados y sin pepitas (para conseguir esta cantidad necesitas más o menos 1 kilo de tomates sin pelar)
9 cucharadas colmadas de azúcar moreno (unos 125 gramos)
5 cucharadas colmadas de azúcar blanca (de la normal) (unos 125 gramos)
el zumo de medio limón (unos 50 ml o 5 cucharadas)

ELABORACIÓN

Para la mermelada de tomate:
Primero que nada hay que pelar y quitar las semillas a los tomates. Como habrás leído en los ingredientes para conseguir medio kilo de tomates pelados y sin semillas tenemos que comprar aproximadamente 1 kilo de tomates ya que con la piel y sobre todo con las semillas se pierde bastante.
Cuando tengas los tomates pelados córtalos en trozos muy pequeños. No ralles (en un rallador) ni tritures el tomate, hazlo a cuchillo, así conseguimos que queden trozos muy pequeños pero sin destruir toda la pulpa.
Ahora pesa el tomate, si tenemos medio kilo de tomates pelados añadimos 250 gramos de azúcar (la mitad de su peso). Si tenemos más o menos cantidad de tomate pues rectificamos la cantidad de azúcar que debe ser la mitad del peso del tomate. Para que la mermelada tenga un sabor más rico repartiremos esa cantidad de azúcar entre azúcar moreno y azúcar blanca (de la normal). Para medio kilo de tomates sería 125 gramos de azúcar blanca (5 cucharadas colmadas) y 125 gramos de azúcar moreno (9 cucharadas colmadas).
Mezcla bien el tomate con el azúcar y deja en reposo 30 minutos para que el azúcar se vaya disolviendo con el agua que irá soltando el tomate.
Pasado este tiempo pon el tomate con el azúcar en una cacerola (si es alta mejor para protegernos un poco de las salpicaduras). Añade el zumo de medio limón y pon a fuego medio durante 10 minutos. Si se forma espuma en la superficie quítala con una espumadera.
Luego sube el fuego para que la mezcla hierva (queremos matar gérmenes que puedan estropear la conserva) y deja así (removiendo constantemente para que no nos salte el tomate) durante 5 minutos.
Ahora deja a fuego bajo hasta que la conserva tenga la consistencia adecuada (por lo menos 20 o 30 minutos). No puedo ponerte tiempos porque dependerá del agua que tengan los tomates (y de la temperatura), pero cuando quede muy poquito líquido suelto la mermelada ya estará lista. NO DEJES LA MEZCLA TOTALMENTE SECA, pues después cuando se enfría quedará demasiado seca, incluso puede quedar dura. Si tienes un termómetro de azúcar la temperatura que debe alcanzar la mermelada es de 105ºC.
Cuando la mermelada esté lista aparta del fuego y deja que se enfríe un poco. Luego mete en un tarro esterilizado llenándolo hasta casi el borde y cierra herméticamente.

Para la tapa:

Hornea el pan, trocea y marca en la plancha o sarten, por ambos lados junto con aceite oliva virgen extra.
Una vez marcado con aceite de oliva virgen extra, extender con ayuda de un cuchillo la mermelada de tomate cubriendo toda la tapa de pan. Colocar las sardinas en conserva Frinsa encima de la mermelada de tomate y espolvorear con el aceite de la propia conserva mezclado con maltodextrina y decorar.